Habilidades de auto-liderazgo para dejar de fumar

dejar de fumar istock

Hoy es el día mundial sin tabaco. Para aquellos que necesitan fechas y ‘deadlines’, hoy podría ser el día ideal para fijarlo como el día en que dejamos de fumar. Como representante de asociaciones de pacientes como LOVEXAIR y APEPOC, comparto estos datos de 2019: “el tabaquismo se asoció con 1,7 millones de muertes por cardiopatía isquémica, 1,6 millones de muertes por enfermedad pulmonar obstructiva crónica, 1,3 millones de muertes por cáncer de tráquea, bronquios y pulmón, y casi 1 millón de muertes por accidente cerebrovascular.” (Europa Press) Además de los enfermos crónicos y el daño al medioambiente de los millones de cigarrillos que van a ríos y mares cada día… ¿Necesitamos más razones para dejar de fumar?

© Campaña OMS 2022

Y esta sería la pregunta: ¿Cómo puedo yo que soy capaz de liderar proyectos en mi empresa, equipos de trabajo y grupos sociales auto-liderarme para dejar de fumar definitivamente?

Autoliderazgo y metas personales

Si definimos el concepto de autoliderazgo como la capacidad de influencia intencionada y consciente sobre nuestros propios pensamientos, emociones y conductas con el objetivo de alcanzar las metas personales que nos hemos propuesto, lo primero sería fijarnos esta meta fundamental: dejar de fumar para vivir mejor.

El autoliderazgo consistirá entonces en desarrollar estrategias conductuales y cognitivas personales que mejoren nuestra inteligencia emocional mediante el fortalecimiento de la autoconciencia para así optimizar nuestra eficacia para conseguir cuanto antes nuestra meta. Y ya se sabe, si una estrategia no funciona (no nos da el resultado previsto) hemos de cambiar rápidamente de estrategia.

Esto significa que debes poder planificar y establecer tus estrategias de forma dinámica: ahora no fumo y tomo ciertas pastillas; no fumo y bebo un vaso de agua cuando tengo el ‘mono’; hago más deporte; hago ejercicios de respiración; equilibro mi dieta con alimentos que te sacien pero no calóricos; evito estar con fumadores/as (ni siquiera en casa, que fumen fuera) etc. etc., así como también influir en ti mismo para seguir esos planes.

Autoliderar nuestros pensamientos, emociones y comportamientos

Mientras que el liderazgo es la capacidad de influir en las personas para motivarlas a hacer cosas, por otro lado, el autoliderazgo es la práctica de influenciar intencionalmente tus propios pensamientos, emociones y comportamientos para lograr tus objetivos.

Así podríamos decir que el auto-liderazgo comienza en el interior del individuo. Las personas autodirigidas toman sus propias decisiones para alcanzar sus metas y objetivos personales.

Dos habilidades básicas para un auto- liderazgo efectivo

  1. Autoconciencia. Es la capacidad de comprender los propios valores, deseos, fortalezas y debilidades, propósitos y creencias. También un alto nivel de inteligencia emocional. Saber quiénes somos, cómo percibimos el mundo y qué nos impulsa es fundamental para un autoliderazgo efectivo. Pregúntate: ¿Quién soy yo fumando? ¿Qué percepción tengo de mí mismo y cuál es la percepción de los demás al respecto de mi yo fumador?
  2. Autoconfianza. Éstaproviene del conocimiento que tenemos de nosotros mismos. mismo. Al estar al tanto de nuestras fortalezas y habilidades, tendremos confianza y seguridad en nosotros y la actitud para enfrentar los retos y desafíos. Recuerda: “Si he podido conseguir algo tan difícil como mis estudios, mi trabajo, mi familia, mis amigos… ¿Cómo no voy a poder dejar de fumar?”

En este sentido, el autoliderazgo se lleva a cabo «de adentro hacia afuera». Como explico en mi libro ‘LIDERAR DESDE EL CORAZÓN’, los líderes están en constante desarrollo y aprendizaje, aprendizaje que incorpora inteligencia emocional crucial para alcanzar su potencial. Tener una comprensión clara de quién eres y qué es lo que quieres es el punto de partida para liderar con éxito tu próxima meta ‘DEJAR DE FUMAR’.

Yo he podido, muchas personas de mi entorno han podido y tú que no eres menos inteligente que nosotros ni tienes menos capacidades que nosotros también podrás. Ahora la pregunta es: ¿Lo harás?