objetivos realizables

SEPTIEMBRE, UN BUEN MOMENTO PARA FIJAR OBJETIVOS REALIZABLES (USANDO PNL)

Empieza Septiembre y todos traemos, a la vuelta de las vacaciones, un paquete de propósitos y objetivos tremendo: «Aprender chino, perfeccionar el inglés, empezar con el ruso… Dejar (por fin!) de fumar; ponerme en forma, ir de una vez por todas al gimnasio y no solo de vez en cuando ¿tres veces por semana? Tal vez… Comeré más sano y equilibrado, dejaré el alcohol para el fin de semana, haré un máster, visitaré más a menudo a mis padres…» qué se yo!

Nos enfrentamos a una cuestión de autoconfianza y superación personal, ante la que, para obtener los resultados esperados, hemos de empezar por definir y desarrollar nuestros objetivos personales. Pero ¿Cómo hacerlo y de forma realista? La PNL (Programación Neurolingüística) nos puede ayudar tal y como te explico a continuación:

 

Cómo desarrollar nuestros propios objetivos personales

Cuando hablamos de objetivos personales, nos referimos a todo aquello que queremos conseguir, ya sea de forma consciente o inconsciente. Todo lo que hacemos nos da un resultado y si lo hemos planificado previamente, este resultado responde a algún tipo de objetivo. Como en la empresa, también personalmente necesitamos definir y desarrollar estrategias y diferentes niveles de objetivos. Algunos de ellos están subordinados, por ejemplo si deseo correr la maratón de Londres (objetivo final) tal vez deba perder peso y fortalecer los músculos (objetivo subordinado) e ir a diario a un gimnasio (subordinado al anterior) etc. Por lo tanto, los objetivos primarios dependerán no solo de su buena definición sino de una estrategia y acciones que permita conseguirlos.

objectivesPero ¿Cómo definir nuestros objetivos personales? Las condiciones que debe cumplir cualquier objetivo y según la PNL (y vale para todos los entornos antes enumerados) son:

  1. Establecerlos en positivo: la negación no es procesada operativamente de la misma manera a como lo hacemos intelectualmente. En consecuencia, establecer de forma positiva metas, objetivos, o estados y/o direcciones deseadas, resulta más útil (será por tanto más útil al propósito el decirse “dejaré de fumar para siempre” que “no fumaré nunca más”)
  2. Iniciarlos y mantenerlos por mi, que soy quien desea el objetivo: Debido a que solo tenemos el control de nosotros mismos, de nuestra propia conducta, de nuestros propios sentimientos, etc. lo inverso también es cierto. Así, nosotros no somos responsables de la conducta o sentimientos de otra persona. El objetivo no puede depender de las acciones de otra persona u otra situación. Por ejemplo: “si mi pareja también está de acuerdo, cambiaremos nuestra rutina alimentaria” no dependerá absolutamente de mi y por tanto será corriente ‘apearse’ del objetivo cuando sea difícil su cumplimiento.
  3. Definirlos y evaluarlos de acuerdo a evidencias sensoriales: Debemos establecer el objetivo por lo menos en los tres sistemas representacionales principales (visual, auditiva y kinestésica, también estarían el gustativo y el olfativo, pero ya es más complicado obtener evidencias al respecto) tan específicamente como sea posible, en un lenguaje que el cerebro está diseñado para entender de una forma más completa, con preguntas del tipo: ¿Cómo sabré que ya he conseguido mi propósito? ¿Qué deberé ver, oír, sentir, para tener la certeza del logro? ¿Cómo me veré a mi mismo?, etc.
  4. Hechos para preservar los elementos positivos del estado actual: Ya que detrás de cada conducta existe una intención positiva mantenida por la persona que la realiza, este o estos elementos positivos deben ser preservados. Aquí yo utilizo la matriz del Gran Riesgo (Dennis Perkins) que coincide con los postulados de la PNL en este ámbito.
matriz Gran Riesgo

Dennis Perkins ’10 Lecciones de liderazgo al límite»

Y añadiré las siguientes preguntas: ¿Qué obtengo si mantengo mi situación actual? ¿Cómo se que vale la pena cambiar mi situación para obtener mi objetivo? ¿Cuándo, dónde y con quién ya me va bien mantener la situación actual?

5.    Contextualizarlos para encajar en mi ecología externa: Los objetivos deben servir al eco-sistema del individuo. Es entender y prever como afectarán al nuevo comportamiento, a la familia, amigos trabajo, etc. Por ejemplo: Si por estudiar un exigente máster no cumplo con mis obligaciones en casa, desatiendo a mi pareja o a mis hijos o no rindo suficiente en el trabajo, este objetivo (culminar un brillante máster) no estará contextualizado ‘ecológicamente’. Y una última y poderosa pregunta: ¿Qué va a ser diferente como resultado de cumplir con mi objetivo?

En resumen, la PNL es una herramienta para la excelencia de la conducta y el cambio, por lo que antes de marcarte objetivos (que sabes que no vas a cumplir aunque para justificarte tengas que buscar en tu cajón de excusas), pasa tus objetivos por estos 5 puntos y, si te convence lo que ves, escuchas en tu interior y sientes, pues adelante, ves a por ello, estoy seguro de que tendrás más posibilidades de que se cumplan. Y no olvides que ‘La vida puede ser aquello que te pasa o aquello que tú haces que pase’

conseguir-mis-objetivos

Agradecimiento: a Talent Institut y los apuntes facilitados en el Licensed Practitioner of Neuro-Linguistic Programming ©John La Valle & Richard Bandler, 2011.

Por favor twittea el artículo si te ha gustado o compártelo en Linkedin o Facebook si lo prefieres (o en ambos). También puedes hacerte seguidor del blog y recibirás puntualmente cada entrada que se publique. Anímate, gracias.

Un pensamiento en “SEPTIEMBRE, UN BUEN MOMENTO PARA FIJAR OBJETIVOS REALIZABLES (USANDO PNL)

  1. Pingback: Ideas y acciones para 2014… ¿que harás y no harás?alfonsmvinuela! | alfonsmvinuela!

Deja un comentario