Para conservar a tus amigos, ‘Don’t get in politics’ (no te metas en política)

discusion

La vida está llena de ocasiones en que una comunicación interpersonal nos puede causar el peor de los conflictos: romper con un amigo. Y no hay terreno más abonado para ello que las cuestiones políticas, por eso los anglosajones recomiendan siempre que, en cenas y reuniones de familiares y amigos, “Don’t get in politics’ (no te metas en política)

‘Consejos vendo que para mi no tengo’ podría titularse este post, producto de mi reflexión acerca de una discusión con un amigo por temas políticos donde se ha mezclado lo general con lo personal. Otra lección a aprender: no traspasar esta línea y mantener los debates en terreno general.

foto-empartia1

Pero … ¿qué otros factores deberíamos entender que pueden afectar a estas situaciones de desencuentro? En primer lugar, los sentimientos de los demás, para ello deberemos utilizar la empatía, ponernos en contacto con las emociones, creencias, situación del otro. No se tratará tanto de ‘pensar o sentir como el otro’ y sí de procurar entender porqué piensa así, de forma diferente e incluso opuesta a nosotros. Pero pretendemos convencerle, cambiarle y si no nos salimos con la nuestra nos enfrentamos. La mayoría no estamos en particular maduros para la dialéctica de confrontación y al acabar darnos la mano y ‘aquí paz y después gloria’, sino todo lo contrario, ‘ya verás cuando te coja e la próxima ocasión’.

En segundo lugar, la asertividad. La asertividad es un comportamiento tanto verbal (lo que se dice) como no verbal (lo que no se dice) que nos permite tener relaciones satisfactorias con los demás. Permite ganarlos el respeto de los otros sin faltarles al respeto a otros. Es hablar desde el ‘yo’ y no culpabilizar al otro (“yo me siento así cuando creo que tú no eres justo conmigo” es más asertivo que “tú eres injusto conmigo y eso me molesta”). La asertividad es una conducta no innata que se suele aprender con la práctica del respeto a uno mismo y con los demás. Así una persona se comporta asertivamente cuando conoce cuales son sus derechos e intereses personales, los defiende mediante una serie de habilidades de conducta que le permiten ser objetiva y respetuosa consigo mismo y con los demás. Pero…  ¿que nos hace no ser asertivos en temas políticos? (lo mismo podríamos decir de otros temas como la religión y el fútbol)

asertividad

Pues que en tercer lugar el entorno cuando está crispado y lo está desde lo medios, los grupos sociales, los partidos … la sociedad en general, te abduce y te hace tomar partido en esta obcecación de ‘conmigo o contra mi’. En el caso/ejemplo que me ocupa, llevamos -en Catalunya y el resto del Estado, pero principalmente en Catalunya- un par de años de crispación política entre los del Sí y los del Nunca Jamás, rodeados de negación e incomprensión, de sinrazón, de no diálogo, estrategias del miedo, insultos y apocalipsis que pueden afectar al ánimo y discurso del amigo desde una y otra postura y provocar el enfrentamiento al no conseguir medir el tono, la voz, las palabras… ya que, a fuerza de oírlas, las hacemos nuestras aunque no tengamos mayor constatación de su veracidad o  no queramos decirlas.

En resumen, ‘don’t get in politics’, pero si no hay más remedio (que siempre lo hay, que ‘dos no discuten si uno no quiere’) tal vez sirvan estas premisas para salvaguardar la amistad: primero: no traspasar a lo personal lo general; segundo: empatizar con los sentimientos del otro; tercero: ser asertivo, no agresivo y, cuarto: aislarte del entorno y utilizar razones fundamentadas en tu propia experiencia y observación. Ah! y muy importante: hablar y discutir cara a cara, que nos ayude nuestra comunicación No verbal, que escribir en Twitter o Facebook es una comunicación incompleta (ésta lo es) y sinónimo a menudo de malentendidos (decía Kafka: ‘Habrá un malentendido en nuestra vida y éste provocará nuestra ruina’)

Y, por último, tan solo recordar aquella frase de Bernabé Tierno: ‘ La felicidad consiste en tener amigos y salud’, que no sea la política la causa de perder amigos y de nuestra, por tanto, infelicidad.

 

Un pensamiento en “Para conservar a tus amigos, ‘Don’t get in politics’ (no te metas en política)

Deja un comentario