LOS 7 HÁBITOS DEL/DE LA ESTUDIANTE ALTAMENTE EFECTIVO/A

Me oriento a cumplir el ‘triángulo virtuoso’ del profesional independiente: CONSULTORÍA, DOCENCIA Y AUTORÍA. En cuanto a docencia, doy clases de marketing en el Bachelor de la Toulouse Business School (entre otras entidades docentes) y cuando me enfoco a los estudiantes, intento ver en ellos a  profesionales en un futuro cercano. Para ellos he adaptado los ‘7 Hábitos …’ de Covey, que quiero compartir también en este blog (a continuación la primera parte de estos hábitos …)

LOS HÁBITOS son factores poderosos en nuestras vidas, dado que se trata de pautas consistentes, a menudo inconscientes de modo constante y cotidiano, expresan nuestro carácter y generan nuestra efectividad… o inefectividad. Los hábitos no son irrompibles, pueden aprenderse y olvidarse; pero esto requiere de un proceso y compromiso tremendo, lo cual no es fácil ni rápido, significa ponerse las pilas. En este resumen del libro (no todo el libro, tan solo enumeraré los 7 hábitos) intentaré adaptar los conceptos de Stephen Covey para que te puedan ser útiles en los años de aprendizaje en la formación académica En esta entrada repasaremos los hábitos 1, 2 y 3, o ‘dependientes’  y en siguientes entradas al blog veremos los restantes.

FAFHÁBITO 1: SE PROACTIVO/A

PROACTIVIDAD No solo significa tomar la iniciativa, sino también ser conscientes de que, como ser humano, eres responsable de tu propia vida, de tu propia conducta, de tus propias decisiones. Por el contrario, si otorgas poder a las cosas para que te controlen, te vuelves reactivo/a, y se deberá a que tú le habrás dado ese poder. El carácter de las personas reactivas se ve influenciada por los factores físicos, sociales o psicológicos, en cambio las personas proactivas realizan un trabajo de calidad, sin importar que haga un buen tiempo o no, que se les revise el trabajo o no. Las personas proactivas también son influenciadas por esos factores, pero la diferencia es que su respuesta es una elección basada en valores.

Tomar la iniciativa no significa ser insistente, molesto o agresivo, o tener siempre la razón, o ser siempre el que habla primero o habla más. Significa reconocer nuestra responsabilidad de hacer y poner lo mejor de nuestra parte para que las cosas sucedan.

Tú puedes esperar a que el profesor te diga lo que puedes estudiar o leer para complementar la clase a la que asistes. También puedes dejarte llevar por lo que otros compañeros hagan y esperar al último momento para realizar tu tarea, con el consiguiente déficit de calidad que ésta tendrá. El tiempo, la posible mala nota, tu reputación como estudiante, tendrán entonces un poder sobre ti y tú reaccionarás ante ello (tal vez tarde). Por el contrario si tomas la iniciativa, eres curioso/a, investigas, preguntas, lees y te preparas, tu controlarás tus resultados, tú serás responsable de la calidad de tu aprendizaje, no “TE” suspenderán, “TÚ” obtendrás una buena nota.

Los estudiantes reactivos, cuando les va mal culpan a fuerzas externas de su situación. “Llego tarde a clase por que el tren se ha retrasado” (haber salido antes!) “No he podido traer el trabajo porque anoche la impresora no funcionaba” (no haber esperado al último día) “No hemos podido hacer el trabajo en grupo porque fulanito/a no ha venido – o lotiene tal o cual compañero/a” (haberlo planificado con alternativas y trabajado con herramientas de edición colaborativa…)  Por el contrario, las personas proactivas se mueven por sentimientos. Las personas proactivas hacen hincapié en los verbos querer, hacer, poder.., sin esperar calificaciones o revisiones “de alguien” de los trabajos que están realizando .

Si pensamos que el problema está ahí afuera, ese es el problema, ya que esperamos a que cambie lo que está afuera y antes que nosotros cambiemos (y te aseguro que cambiar un sistema docente, un claustro de profesores o una metodología de aprendizaje es mucho más complicado a que tú entiendas las oportunidades de tu propio cambio de hábitos y actitud) . Es por eso que Covey nos ayuda a entender que debemos cambiar de adentro hacia fuera; y no de afuera hacia adentro. El modo más positivo en que tú podrás influir en tu situación consiste en trabajar sobre ti mismo/a, sobre tu ser.

Picture_009HÁBITO 2. EMPEZAR CON UN FIN EN MENTE

En lo que a tu rol de vida actual, el de estudiante, se refiere en empezar hoy con la imagen, el cuadro o el paradigma de ‘licenciado/a con honores’ (por ejemplo) como marco de referencia o criterio para que puedas analizar la oportunidad todas las otras cosas que harás en el camino a la consecución de este logro. Significa que has de comenzar con una clara comprensión de tu destino (más allá de la titulación, cómo te quieres ver en tu proyecto profesional futuro). Significa saber adónde estás yendo, de modo que puedas comprender mejor dónde se está, y dar siempre los pasos adecuados en la dirección correcta. Podemos estar muy atareados, podemos ser muy eficientes, pero solo seremos también verdaderamente efectivos cuando empecemos con un fin en mente. Los objetivos son la razón del éxito.

El hábito de empezar con un fin en mente se basa en el principio de que todas las cosas se crean dos veces. Esto implica que tú puedas ver primero una imagen mental de adonde quieres llegar en tus estudios (tu foto como licenciado/a o en tu puesto liderando tu proyecto empresarial) y luego una creación física. Acuérdate que tú creaste una visión de todo lo que tienes ahora en su día (tus amigos, tus estudios, tus posesiones materiales, los viajes realizados…) y que luego, trabajando y esforzándote conseguiste que las ‘cosas’ se materializasen. Si comprendemos este principio y aceptamos ambas creaciones, ampliaremos nuestro círculo de influencia. Todas las cosas se crean dos veces, pero no todas las primeras creaciones responden a designios conscientes, pues si no desarrollamos autoconciencia permitiremos que otras personas actúen sobre nosotros. Este hábito está basado en el principio de visión (cómo te quieres ver en un futuro ideal) de propósito (cuál será tu estrategia para llegar a ese futuro), de significado (qué representará para ti, tus creencias y valores), de misión (en definitiva, ‘para qué estás estudiando’).

Picture 010HÁBITO 3. PONER PRIMERO LO PRIMERO

Poner Primero lo Primero significa que tú has decidido que es lo principal gracias al hábito dos y ahora tienes la disciplina y el compromiso de mantenerlo primero. Lo opuesto es poner en segundo, tercer o cuarto lugar las cosas importantes. Como dijo Goethe, “las cosas que importan más, nunca deben estar a merced de las que importan menos”.

En el tercer hábito abordamos muchas de las cuestiones concernientes al campo de la administración de la vida y el tiempo. Es por eso que debemos organizar y ejecutar según prioridades. Y tú debes tener claras tus prioridades. Puede que te enfrentes a menudo al dilema de “¿Salir con los amigos o estudiar?” (¿por qué no estudiar con los amigos?) “¿Hacer aquel trabajo o ver mi serie favorita?” (grábala y prémiate con verla al acabar tu tarea). Una de las competencias más relevantes en la dirección de personas y proyectos, es la gestión del tiempo y tú debes gestionarlo desde ahora en base a tus prioridades. Contra más claras las tengas en función a tu rol y objetivos, más fácil te será conseguir tus metas.

Y cuanto más completamente vincules tus metas (diarias, semanales, mensuales) a un marco de principios correctos y a un enunciado de tu misión personal (recuerda: “para qué estudio”) mayor será tu efectividad. Lo que quiere este hábito es que vivamos en función de nuestra voluntad independiente, nuestra autodisciplina, nuestra integridad y nuestro compromiso.

 Próximamente los 4 hábitos restantes … 

Por twittea el artículo si te ha gustado o compártelo en Linkedin o Facebook si lo prefieres (o en ambos). También puedes hacerte seguidor del blog y recibirás puntualmente cada entrada que se publique. Anímate, gracias.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


[1] Basado en ‘los 7 Hábitos de la gente altamente efectiva’ Steven Covey, 1989 Puedes comprar este interesante y útil libro en edición tapa blanda edición conmemorativa 25 Aniversario. Ed. Paidós, 2014.

2 pensamientos en “LOS 7 HÁBITOS DEL/DE LA ESTUDIANTE ALTAMENTE EFECTIVO/A

Deja un comentario