Lecciones de liderazgo de Shakleton

LAS 10 LECCIONES DE LIDERAZGO DE SHAKLETON: 1. EL EQUIPO

En las últimas semanas ha coincidido que he facilitado varios talleres de ‘Dirección y Gestión de Equipos’, recuperando para ello el ejemplo de Sir Ernst Shakleton y su expedición ‘Antartica’. En esta entrada, la primera de una serie que iré publicando sobre Shakelton y su ejemplo de liderazgo, trataré sobre la selección del equipo y las condiciones de liderazgo en situaciones límite para gestionar a éste y poder ‘capear’ con eficacia estos tiempos de incertidumbre, desde esta nueva perspectiva del liderazgo ¿nueva?: no tan nueva como veremos inmediatamente.

Cuando hablamos de nuevo liderazgo, es fácil hablar de líderes recientes cuyo éxito al frente de sus equipos y proyectos ha generado infinidad de artículos y algunos libros (Barak Obama, Nelson Mandela, Amancio Ortega, Steve Jobs, Josep Guardiola, etc.…). Pero en muchas universidades se estudia a Shakleton . Pero ¿qué tenía o que hizo Shakleton para haber quedado fijado en la historia y en el modelo del liderazgo y que su comportamiento de hace casi 100 años sea la base del ‘nuevo liderazgo’?

Sir Ernest Shakleton fue un explorador que intentó desafiar la Antártida. Se encontraba en su expedición del año 1915 a bordo del buque Endurance (Resistencia) cuando su barco se congeló a causa de una helada en el Mar Weddell. Finalmente, Shackleton abandonó el buque, llevando consigo solamente las provisiones que él y su tripulación podían transportar. Poco después, el barco colapsó ante la presión del hielo y se hundió en las frías profundidades del mar. Y fue entonces que su hoy clásico liderazgo tuvo lugar: Shackleton supo exactamente qué hacer para salvar a su tripulación. Y nosotros podemos aprender de él si queremos salvar nuestras empresas y a nuestros equipos de colaboradores.

Ernest Shackleton embarcó en 1901 por primera vez con Robert Falcon Scott con destino a la Antártida. En noviembre de 1902, alcanzan el punto más austral alcanzado por el hombre hasta esa fecha. Shakelton, enfermo de escorbuto, debe renunciar a sus sueños y regresar a Inglaterra.

Animado por la experiencia del viaje realizado junto a Scott, organiza su propia expedición, y el 7 de Agosto de 1907 parte de nuevo hacia la Antártida a donde llega a comienzos de 1908. Después de muchas dificultades, el 9 de Enero de 1909 alcanzan la latitud récord de 88° 23′ Sur, pero se ven forzados a abandonar a tan solo 180 km. del Polo Sur  y sabiendo que si insistía, podría haber puesto en peligro de muerte a su tripulación. Shakleton aquí demuestra un primer rasgo de su estilo avanzado de liderazgo, anteponer a los hombres –al equipo- al logro, al objetivo; y es importante remarcarlo pues Scott no lo entendió así cuando llegó al Polo Sur ¡segundo! en 1912 y toda su expedición murió por su decisión de llegar a toda costa.

El 14 de Diciembre de 1911 Roald Amundsen alcanzó el Polo Sur. Shackleton, decepcionado, se pone el objetivo de atravesar el continente a pie, pasando sobre el polo, lo que supondría una marcha de 3.300 km. El 8 de Agosto de 1914 parte de Inglaterra en un barco con el acertado nombre de Endurance (Resistencia, que era el lema de su familia: “Por la resistencia a la Conquista”). Con él se embarcaron 26  hombres, seleccionados entre los que contestaron a un anuncio que Shakleton publicó en el Times en estos términos: “Notice: Men wanted for hazardous journey. Small wages. Bitter cold. Long months of complete darkness. Constant danger. Safe retourn doubtful. Honour and recognition in case of success. Ernest Shakleton”Miles de posibles exploradores se personaron para unirse a la expedición. La distancia que había que cubrir era inmensa: Londres, Buenos Aires, islas de Georgia del Sur, mar de Weddell, cruzar a pie la Antártida y al otro lado les esperaría un barco para regresar. El viaje transcontinental llevaría 120 días! Y todo era hielo!!! Shackelton incorporó primero a su amigo Frank Wild que estuvo con él en la expedición que no pudo concluir al Polo y juntos seleccionaron otros veinticinco exploradores para la expedición (también veremos más adelante en las lecciones que se extraen del liderazgo de Shakleton, qué hizo que Wild fuese su incondicional mano derecha hasta la muerte del propio Shakleton).

sci0402shackleton_A3Repasemos el aviso que publicó Shakleton para la selección de su tripulación, ¿no sería muy cercana la descripción del puesto de trabajo que una empresa buscaría en estos tiempos de turbulencia? Piense en quien se presentaría: personas valientes, arriesgadas, con iniciativa y compromiso. En la época (1914) contestaron…5.000 hombres!!! desde marineros a científicos, un amplio elenco de profesionales que  buscaban gloria y fortuna en el final de la gloriosa ‘era de las expediciones’

Piense ahora en las personas que responderían a un anuncio así ¿Te gustaría incorporarlas a tu proyecto?. Piensa: ¿no se presentarían personas ilusionadas, valientes, audaces, apasionadas por el proyecto? Y… ¿no es nuestra situación una situación de aventura, de riesgo, de incertidumbre ante lo que pueda pasar en un futuro no muy lejano? Y si salimos adelante en estos tiempos… ¿No mereceríamos todo el honor y la gloria por conseguirlo?. Yo creo que sí. ¿Y tú?

En unos días seguiremos con la aventura de Shakleton, pero si quieres saber más sobre ello y ver incluso el documental de la expedición, te recomiendo visitar el siguiente enlace: Geoge Butler ‘Atrapados en el hielo’ 

Por favor añade tus comentarios y así enriquecerás el post. Twittea la entrada si te ha gustado o compártelo en Linkedin o Facebook si lo prefieres. También puedes hacerte seguidor del blog y recibirás puntualmente cada entrada que se publique. Anímate, gracias.

Deja un comentario