Catalunya y España. Una negociación ‘win-win’ posible.

foto editada a partir de foto en agenciadeaprendizaje.net

Asistimos a una manifestación de un millón de personas en Barcelona que piden votar en un referéndum la autodeterminación de Catalunya. El Gobern catalán dice, por boca de su president, que si esta manifestación mueve al gobierno de España a una negociaciónn, que ésta sea mañana mismo. Que la generalitat está dispuesta a sentarse a negociar. El Gobierno parece ser que no está para negociaciones, pues entiende que el Gobern solo quiere negociar la celebración de un referéndum que la Constitución Española no permite. ¿De verdad no creen que se pueda negociar? Anteriormente, ¿Nunca han negociado nada? ¿No conocen las bases de una negociación eficaz, una negociación ‘Win-win’? Porque… ¿Qué es negociar? “Negociar es la voluntad de encontrar una solución satisfactoria para cada una de las partes involucradas. Es confrontar ideas y sentimientos para evitar que las personas se enfrenten o continuen enfrentadas” Entendiendo de buena fé, que ni Gobierno ni Gobern desean enfrentarse eternamente… veamos cuáles son los principios de negociación que permitirían esa solución satisfactoria para ambas partes

 

  1. Voluntad de negociar de las partes. Por supuesto, si una de las partes no quiere sentarse a negociar, por creer no necesitarlo, por entender que tiene una postura de poder, por no importarle las consecuencias, … ¡por lo que sea!, no habrá negociación posible, ni ganar-ganar, ni perder-ganar o ganar-perder, ni perder-perder. No hay negociación y, por tanto, el problema sigue ahí (perjudicando o favoreciendo a una o a ambas partes). Por tanto, voluntad de negociar y mostrar las reglas del juego a la otra parte para facilitar el proceso negociador, es el paso previo y necesario para llegar a un acuerdo ‘win-win’.
  2. Reconocer el poder y gestionar el tiempo. ¿Quién tiene más poder en una negociación? ¿El Gobierno por que le avala la Constitución ? ¿El Gobern porque representa la voluntad de una mayoría parlamentaria y tal vez de una mayoría de catalanes? No sería por eso, el poder de una de las partes es exactamente la necesidad de llegar a un acuerdo de la otra parte. Quien tenga más necesidad, tendrá mayor poder. Tener también en cuenta que en el ámbito de la negociación una de las bases de poder fundamentales es el tiempo, ya que la parte más forzada por la limitación de tiempo proporciona una base de poder a la otra parte. En mi ciudadana opinión, ninguna de las partes tiene menos necesidad o más tiempo que la otra. Por tanto, se debería negociar en igualdad de condiciones respecto a estos dos factores.

    foto de mejoratutalentoonline.com

  3. Negociar sobre los intereses y no sobre las posiciones. Lo que frustra -a priori- la posibilidad de negociar de las partes, es que ambas quieren negociar sobre su posición: “Queremos un referéndum” vs “Un referendum no es legal”. Pero ¿Qué hay detrás de querer celebrar un referéndum? ¿Cuáles son los intereses (necesidades) de la parte de la sociedad catalana que lo demanda? Más allá de la independencia o autodeterminación (otra posición) deberíamos entender cuáles son los intereses y las necesidades que hay detrás de la posición: ¿Hacer valer su derecho fundamental de votar/decidir sobre el propio futuro? ¿Mejorar una situación fiscal y/o económica? ¿Distanciarse de un Gobierno centralizado? ¿Alejarse de un sentimiento contrario a Catalunya? … lo que sea, hay que determinarlo primero. En cuanto a la posición del Gobierno de España ¿Cuáles son sus intereses? ¿Respetar la legalidad vigente? ¿Evitar la desafección de una parte importante del mapa político? ¿Mantener una España unida? … lo que sea, hay que determinarlo primero. Y así, ya se puede negociar sobre un espectro más abierto, más flexibe y posibilista.
  4. Disponer e identificar el MAAN (Mejor Alternativa a un Acuerdo Negociado). Porque si una de las partes entiende que al no conseguir un acuerdo estará en un grave problema, ha de tener una alternativa. Y la otra parte ha de tenerla también. Y reconocerla en la parte contraria nos puede ayudar a recuperar o equilibrar el poder en la negociación. Y yo me pregunto: ¿Qué alternativa tiene el Gobern de Catalunya hoy? ¿La desobediencia a la legalidad vigente? Y ¿Qué alternativa tiene el Gobierno? ¿La fuerza y/o la supresión de la Autonomía de Catalunya? Mejor sería negociar un acuerdo ¿Sí?
  5. Buscar criterios para negociar que se puedan medir (y no negociar sobre una sola variable). ¿Sobre que criterios económicos, fiscales, de autonomía, dereconocimiento de la  nacionalidad, de posibles régimes forales, de participación política, etc. se podría negociar? ¿Se pueden medir? ¿En que porcentaje o medida se pueden solicitar y/o favorecer a la otra parte? Dar algo a la otra parte que para ella tenga mucho valor y que para quien la dé no tenga excesivo coste, es una llave que abre muchas negociaciones cuando parecen enquistadas. Pero primero, determinar estos criterios, porque si no, igual como no es útil en ventas negociar únicamente sobre la variable precio (que suele llevar a resultados ‘perder-perder’, pues al final ambos han de ceder) tampoco lo es en poítica el negociar -en este caso- sobre ‘referendum sí o no’ o ‘independencia si o no’. Y si se ha de negociar sobre una sola variable, ser flexibles, ser pacientes y hacer concesiones plausibles para las partes.

El president de la Generalitat Carles Puigdemont saludando al presidente Mariano Rajoy elperiodico.es

Pero, mucho me temo, todas estas cosas ya las saben los responsables de Gobierno y Gobern. Así que, si hay otras razones ocultas que impidan la negociación de esta situación (ya ‘límite’) será muy difícil negociar un acuerdo bueno para todos. Y, si no las hay, señores y señoras, sean adultos, sean profesionales y por favor siéntense a negociar. Nosotros, esa entelequia que ustedes llaman ‘el pueblo / el poble’, se lo agradeceremos y podremos seguir trabajando y conviviendo en paz, que es lo que toca.

Nota: esquematizo mucho y simplifico un tema del que facilito talleres de hasta 16 horas. Disculpas por lo que obvio y gracias por vuestra lectura.

 

3 pensamientos en “Catalunya y España. Una negociación ‘win-win’ posible.

  1. Moisés Duarte

    Brillante clase!!
    Voluntad+Actitud=Éxito
    Enhorabuena por el comentario… ojalá alguna (o las 2) parte/s lean este artículo ybsirva de iniciación a la cordialidad y el bienestar.
    Un abrazo, profe! 😉

    Responder
  2. Anónimo

    Mr. Viñuela, magnífica reflexión!
    Ojalá nuestra clase política, y en especial los representantes del Gobierno de España, no tuvieran tanto miedo a perder votos (poder) por sentarse a NEGOCIAR (escuchar, acercar posiciones y consensuar intereses) con los catalanes… que triste y que vergüenza ajena se siente por ello.
    XP

    Responder
  3. Pingback: Negociar lo imposible sí es posible - alfonsmvinuela!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.