Archivo de la categoría: Competencias directivas

Competencias directivas para lograr afrontar con éxito los desafíos a los que se enfrentan a diario los directivos de las empresas. Para ello es preciso estar preparado. Con una dilatada experiencia formando a altos directivos, quiero poder ayudarte con está sección, en la que amenudo comparto opiniones, consejos y experiencias.

Las competéncias directivas

La dirección de equipos es una tarea compleja. Implica gestionar las emociones, cualidades y debilidades de cada uno de ellos por separado. Las competencias directivas son la clave para lograr sacar lo mejor de cada uno de ellos y lograr el objetivo común.

Pese a que como profesional ya tienes competencias directivas adquiridas, aquí vas a poder conocerlas todas y profundizar en cada una de ellas, con el fin de adquirirlas y lograr los objetivos fijados.

Con mi dilatada experiencia formando a directivos, estoy convencido que será de provecho para ambos compartir este espacio de dialogo y opinión.

4 APUNTES PARA GESTIONAR CON EFICACIA UN FUTURO TURBULENTO

Ante la que no será una ‘nueva normalidad’, sino una nueva situación que creará percepciones y realidades contradictorias a la situación conocida anteriormente, no valdrán los mismos comportamientos asociados a antiguos roles, objetivos y resultados y, por tanto, personas, profesionales y organizaciones deberán ponerse al día y reciclar sus competencias y habilidades. Y esta puesta al día, no teniendo la seguridad del escenario al que nos enfrentamos, pero que como empresa, podríamos  llamarla ‘gestionar con eficacia el cambio de escenario un futuro no exento de turbulencias’. Así que continuación van cuatro apuntes al respecto:

1. Roles 

Si el rol en su definición clásica es la función que un persona desempeña en un lugar y situación, al cambiar ésta cambiará dicha función. Por ejemplo el líder, que pasará de identificar los motivadores y gestionar la productividad de sus personas, a identificar y gestionar los resortes que serán necesarios en esta nueva situación (menos recursos, menos mercado, más horas, más esfuerzo, etc etc.) En este sentido, el líder deberá orientarse -más que antes- a su equipo, reconociendo que lo que era impulsor hace unos meses tal vez no sirva ahora (¿dinero? ¿promociones y cargos? ¿incentivos ‘sociales ?…) y deba reorientar la recompensa por el logro (¿tiempo? ¿autonomía? ¿nuevas responsabilidades? ¿nuevos retos?…).

©philnews.ph

2. Objetivos y resultados

En mi entrada anterior «cambiar de paradigma para salvar el futuro» ya comentaba que los objetivos serán otros, que el paradigma debería cambiar y que la supervivencia dependerá de la utilidad ética de las propuestas y promesas de las empresas, sus productos y servicios. Mantener el objetivo en adaptar, mejorar e innovar es lo que nos llevará al desarrollo de éstos p/s en un nuevo marco de preferencias de usuarios y consumidores. La facturación y los beneficios ya vendrán como resultado (siempre he considerado que las ventas y beneficios lo son: no un objetivo, sino el resultado de hacer las cosas mejor cada día).

3. Competencias y habilidades

Podrán ser las mismas en su definición, por ejemplo para líderes, vendedores y técnicos, pero de nuevo volverá a ser importante trabajar en los campos de cultivo de la inteligencia emocional de las personas ¿Qué estoy sintiendo? ¿Qué sienten ellos/as en este nuevo escenario? ¿Cómo haré para que nos sintamos todos mejor y avancemos hacia el propósito? Aquí serán necesarios expertos en coaching, inteligencia emocional, mindfulness, … que nos ayuden a encontrar el sentido último de aquello que hacíamos y como mejorar por tanto lo que haremos en este nuevo marco. También enfocarse a las habilidades técnicas basadas en una acelerada transformación digital y reforzar las de comunicación interpersonal y de gestión de las emociones, será recurso básico para gestionar/nos con mayor efectividad. Será nuestro cinturón de seguridad en un entorno turbulento…

©hajmon97

4. Personas, profesionales y organizaciones

Las personas mejoraremos en base a nuestra necesidad de enfrentarnos a nuevos objetivos y situaciones y, por tanto, con nuestras competencias reforzadas y nuevas habilidades desarrolladas. Como profesionales, adaptaremos éstas al entorno profesional, proyectos y equipos de trabajo y -desde dentro- tendremos que ser parte del cambio que necesitará la organización para su coherencia integral en este triángulo virtuoso.

Y en cuanto a la Organización, como nos apunta Fernando Gil, socio director de Ágil Consultores será útil y necesario que, como empresa, independientemente del sector, necesitaremos:

  • Reflexionar aunque sea brevemente sobre el entorno y nuestras capacidades internas, para diseñar un plan de actuación con un modelo de escenarios que permita adaptarse rápidamente.
  • Dimensionar la organización adecuadamente. Disminuir recursos en las áreas menos relevantes y potenciarlos en las criticas para mantener el pulmón de la organización. Hay que evitar usar solo el criterio de los que menos tiempo llevan.
  • Ayudar en la medida de lo posible a los que salen de la organización con planes de acompañamiento, lo que además de devolver parte de su contribución a la organización incrementa el compromiso de los que se quedan.
  • Desarrollar la comunicación corporativa. Internamente para dar tranquilidad a los que se mantienen en la organización, especialmente a aquellos que van a ser clave en el nuevo escenario y externamente para potenciar y dar seguridad a los clientes y proveedores.

Y concluye Fernando: «La situación es extremadamente compleja, pero por suerte, no estamos ante una posible crisis de crédito, por lo que podremos dirigir la organización desde algo más que la gestión de la tesorería.»

©dutchpilot22-Fotalia

Así que buen viaje a través de las turbulencias, que solo podremos minimizar con un nuevo enfoque y actitud … ABRÓCHENSE LOS CINTURONES Y FELIZ ATERRIZAJE EN LA ‘NUEVA NORMALIDAD’ QUE VIENE.

¿FORMAR O TRANS-FORMAR? DE TI DEPENDE UTILIZAR BIEN TUS RECURSOS PARA EL DESARROLLO DE TUS PERSONAS

Este es un año ciertamente incierto. Dsede mi visión profesional, parecía que iba a ser muy tranquilo -dada la regular actividad del Q1- y que las empresas iban a continuar siendo en exceso cautas a la hora de invertir recursos en formación de sus personas (recursos que por otra parte la mayor parte de las veces son bonificables por la Fundacion Tripartit, ojo, que casi el 75% no se utiliza y vuelve a Europa, así vamos de ‘sobrados’). En cualquier caso, desde Abril, al inicio del Q2 se me han ‘disparado’ las peticiones de cursos y talleres de formación. Mi respuesta inicial: «lo siento, yo no creo en la formación, no doy cursos ni seminarios de formación, ya le digo, no creo en ellos, por eso le puedo proponer un taller de trans-formación, ¿le parece que nos veamos y lo hablamos?»  Y es que no quiero llenar horas lectivas con datos y conocimiento si éste no sirve para transformar las creencias y actitudes de los participantes en estas acciones que yo considero han de ser ‘de alto rendimiento’ ¿Qué te parece? ¿Lo hablamos? Sigue leyendo

DESIGN THINKING APLICADO A TALLERES DE FORMACIÓN DE EQUIPOS

Ayer tuve la suerte de asistir, dentro de los La Salle Breakfast’ a un workshop sobre ‘Design Thinking’ que impartió de forma muy divertida @lozanofede = Federico Lozano CEO en Pracademy y pofesor de Innovación en la Norwegian University of Science & Technology (NTNU). Como soy un ferviente partidario de la formación vivencial y utilizo siempre un 80% de prácticas y actividades en mis talleres, creí que, aun siendo interesante el tema, no me sorprendería demasiado. ¡Ja!, sí que me sorprendió y fue revelador, pues aprendí (y quiero aprender mucho más) una nueva manera de potenciar las relaciones entre equipos de trabajo orientados al aprendizaje y, por tanto, de mejorar mis resultados como consultor de formación en empresas, universidades y escuelas de negocio. Aquí te explico … Sigue leyendo

¿CÓMO DEFINIR EL AUTÉNTICO BIENESTAR EN EL TRABAJO? CON EL MODELO P.E.R.M.A. DE MARTIN SELIGMAN

Este año ‘la cuesta de enero’ parece seguir en febrero. Las empresas no acaban de verlo claro (lo que quiera decir esto), en las tiendas no hay la alegría que los datos insisten en conculcar (para que vayamos); a algunos profesionales y directivos de mi entorno los veo con actitud apática y sin tomar decisiones, sin optimismo son personas reactivas, ‘esperando que pase algo’, y lo último: una persona muy querida me dice que, aunque no esté bien remunerada en su trabajo de 10 horas diarias 7 días a la semana (fin de semana conectada), no da el salto porque «está bien con sus compañer@s en el trabajo» ¿Habla de bienestar? O son sus miedos los que le ayudan a transformar una situación negativa en positiva? ¿Qué es estar bien en el trabajo? Martin Seligman y su modelo P.E.R.M.A. nos puede dar las claves del auténtico bienestar Sigue leyendo

OBJETIVO 2017: SER Y HACER PARA TENER (de la «A» a la «Z»)

Mucha gente quiere tener antes de ser y hacer. La verdad es que necesitamos ser y hacer para poder tener. Estoy seguro de que has escuchado a la gente decir que van a hacer las cosas que quieren hacer y ser el tipo de persona que quieren ser cuando tengan las cosas que les permitan hacerlo. Están en un modo ‘reactivo’ y no son para nada ‘proactivas’ (recuerda, el primer hábito de Covey). En cambio, tenemos que ser el tipo de persona y hacer el tipo de cosas que nos animan a la acción para conseguir las cosas que así mereceremos tener. Por lo tanto, me he puesto a pensar en las cosas que podemos hacer y ser como profesionales para que podamos tener las cosas que queremos, también como personas. Para que sea más fácil para todos, los he enumerado en orden alfabético. A ver si estás de acuerdo con mi lista y, te animo a que puedas agregar palabras (conceptos) en la misma con tus comentarios a esta entrada … Sigue leyendo