Archivo de la categoría: Coaching

¿TIENES SUPERSTICIONES QUE TE IMPIDEN VENDER?

Tras impartir estas dos últimas semanas seis talleres de ‘Venta en Tienda’, l@s participantes cuyo talento he gestionado me han manifestado algunas creencias limitantes que hemos trabajado convenientemente. Pero cuando algunas de estas creencias son supersticiones… hay que trabajarlas a fondo ya que mientras hay quien tira sal sobre su hombro o se santigua cuando pasa un gato negro por delante suyo, hay quien incluso tiene supersticiones de ventas que limitan sus resultados.

Las experiencias negativas con ciertos tipos de clientes/prospectos o situaciones anteriores pueden hacer preconcebir resultados negativos en situaciones similares.


Por el contrario, las experiencias muy positivas pueden hacer que inicies un proceso de pensamiento negativo cuando esas mismas condiciones positivas no están presentes. El resultado es una mentalidad limitante que te puede costar un montón de ventas.

Aquí te expongo tres de esos bloqueos mentales que debes evitar:

1. El ritual pre-venta

La realización de ejercicios de rutina para obtener un modo de pensar correcto es una buena práctica. Sin embargo, tú no puedes dejar que esta rutina se convierta en un ritual que si por alguna razón no puedes terminar, te desconcentre en la venta.

Si sientes que has entrado en la interacción de ventas sin realizar tu rutina, te puedes sentir mal preparad@, insegur@ o temeros@. Ten cuidado en no permitir que cualquier conjunto de rutinas de pre-venta se conviertan en fundamentales para vender.

2. El traje especial o complemento ‘fetiche’

La mayoría de nosotros tenemos un atuendo especial, un traje, corbata, blusa o lo que sea, que nos hace sentir muy bien. Mientras no haya obsesión en ello, es fácil que llevándolo sintamos que vamos a cerrar más ventas, o que las cerraremos más grandes, o que tendremos más éxito, cuando llevamos un traje o complemento determinado. Cuando esto sucede, se tiende a sentirse menos eficaz cuando llevamos otras prendas. Esta superstición te pude entonces salir muy cara.

3. Sexo y edad

Esta es una situación difícil, ya que muchas veces el miedo es real. Si tú sientes que tienes problemas con l@s clientes de una cierta edad o sexo, es posible que tengas problemas para comunicarte con ese tipo de personas. Sin embargo, por lo general es una simple fobia (que se puede curar fácilmente con PNL (ver video).

En las dos últimas grandes ventas que perdiste, tal vez el prospecto era un hombre de cierta edad. ¿Cuándo acudes a vender al siguiente cliente y te encuentras con un hombre mayor, reaparece ese temor y ello merma tu confianza.? ¿Tienes miedo de que éste terminará como los demás y no harás la venta?. Una vez que esta sensación se materializa, tu entrevista de ventas se convierte en una auto-cumplida profecía.

La venta es una actividad altamente subjetiva. Ten cuidado de no someter tu mente a temores infundados.

Si deseas realizar una jornada de refuerzo comercial de tu equipo con herramientas de Programación Neurolingüística (PNL) contacta conmigo en amvinuela@formactiva.es o llamando al 670 350 920

Por favor twittea el artículo si te ha gustado o compártelo en Linkedin o Facebook si lo prefieres (o en ambos). También puedes hacerte seguidor del blog y recibirás puntualmente cada entrada que se publique. Anímate, gracias.

PNL PARA COMUNICAR Y VENDER MEJOR 4: ‘CHUNKING’ LOS NIVELES LÓGICOS DE LA INFORMACIÓN.

En las últimas entradas hemos compartido algunas habilidades avanzadas extraídas de la Programación Neurolingüística para mejorar nuestra comunicación y poder vender mejor a nuestros clientes. En esta 4ª entrada me gustaría compartir con vosotros el ‘CHUNKING’ o proceso que nos ayudará a entender como le gusta a la gente recibir y comunicar información.
Pero ¿qué es el ‘Chunking’? ¿una comida china? ¿un tinte de l’Oreal? ¿el nombre de mi mascota? NO. El ‘Chunking’ o ‘acción de trocear’ es el nombre que se le da en PNL al proceso de trocear la información en niveles lógicos más generales o más específicos para poder desarrollar una comunicación más precisa que se ajuste mejor a la estructura subjetiva del interlocutor, pues todos los seres humanos procesamos la información siguiendo procesos característicos que nos permiten acceder a esta información en ‘pedazos’ identificables para nosotros
El tamaño del ‘pedazo’
El tamaño sí importa y será relevante para la forma en que presentaremos nuestra información de ventas a nuestros clientes potenciales.
Las personas se pueden clasificar en dos cuando se trata de la cantidad de detalles en los que piensan y también con los que se comunican con los demás.
Supón que tu cliente es una persona orientada al detalle (persona específica) o que prefiere manejar la información a grandes rasgos (persona global).
A las personas específicas hay que facilitarles todos los pequeños detalles. A esyas personas les gusta entender y ‘trocear’ su trabajo con los más pequeños detalles. (perdonarme ‘personas específicas’ pero siendo yo ‘persona global’ acabo de los nervios con tanto detalle). 
A las personas globales nos gusta hablar de un amplo panorama y no detallamos en absoluto. Somos conceptuales y abstractos. Te daremos el marco general o resumen de lo que está ocurriendo en lugar de entrar en detalles (y que me perdonen las ‘personas específicas’ pues se que les puede resultar frustrante tratar conmigo como ‘persona global’)
¿Cómo saber cuando alguien es específico y cuando alguien es global? Simplemente haciéndoles cualquier pregunta! (insisto, siempre preguntar, nunca decir!)
Lo que su respuesta nos dirá:
Las ‘personas específicas’ nos darán todos los detalles y necesitarán mucho tiempo para explicarlo todo. Nos darán más y más detalles al hacerles nuevas preguntas. Como resultado su interlocutor, si es ‘persona global’, se sentirá agobiado.
Las ‘personas globales’ se identifican pronto pues no habrá ningún detalle en lo que digan. Nos darán una visión general, sin detalles. Tienden a generalizar. Como resultado su interlocutor, si es ‘persona específica’, se sentirá defraudada.
Veamos el uso de esto en el mundo real, en Ventas y Negociación:
Con ‘personas específicas’

  • Evita las generalizaciones, vaguedades e imprecisiones. 
  • Trocea las cosas en sus mínimos detalles y se específico. 
  • Presenta las cosas en secuencias lógicas.
  • Explícale a la persona en detalle lo que hay que hacer y asegúrate de que hay una secuencia lógica. 
  • No hay que esperar que vean todo el ‘panorama.
  • Utiliza un lenguaje influyente del tipo…  A continuación, entonces, precisamente, exactamente, en concreto, primero, segundo, detalles,…
Con ‘personas globales’ …
  • Evita los detalles y presentar un panorama general. 
  • Omite los detalles y dale a esta persona una visión general. 
  • Diles cuando has acabado y luego déjales que rellenen el resto.
  • Utiliza un lenguaje influyente del tipo…  El panorama, el marco, en breve, resultado, en general, visión general, …

¿Y tú qué eres, específico o global? (obtendrás un buen indicador dependiendo de cómo has leído esta entrada, en profundidad o como una lectura superficial y si tienes más ganas de saber al respecto o ya tienes bastante)
Por favor manda un tweet del artículo si te ha gustado o compártelo en Linkedin o Facebook si lo prefieres (o en los dos). También puedes hacerte seguidor del blog y recibirás puntualmente cada entrada que se publique. Anímate, gracias.